lunes, 9 de enero de 2017

Amor postrero más allá de la muerte


 
Cerrar podrá mis ojos la postrera 
sombra que me llevare el blanco día, 
y podrá desatar esta alma mía 
hora, a su afán ansioso lisonjera; 

mas no de esotra parte en la ribera 
dejará la memoria, en donde ardía: 
nadar sabe mi llama el agua fría, 
yperder el respeto a ley severa. 

Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido, 
venas, que humor a tanto fuego han dado, 
médulas, que han gloriosamente ardido, 

su cuerpo dejará, no su cuidado; 
serán ceniza, mas tendrá sentido; 
polvo serán, mas polvo enamorado.

Francisco de Quevedo.
 

lunes, 29 de agosto de 2016

Gesto


A la brisa, a la abeja, a la hermosa
el rosal puede dedicar la rosa.

Al poeta, al grumete, a la doncella 
la noche puede dedicar la estrella. 
Si eres tú misma el rosal y las rosas, 
la noche de mi verso y sus estrellas, 
¿a quién dedicaré este breve cielo, 
este arbusto, esta fuente, este desvelo?

Gerardo Diego